Left Continuar la compra
Pedido

Su carro actualmente está vacío.

También te podría gustar
$28.990
$10.990
Despachos a todo Chile | Atendemos de lunes a domingo. Despacho gratis a RM sobre $40.000 con el código ENVIORM
Matcha vs Café (guía definitiva)

Matcha vs Café (guía definitiva)

Si pensamos en una película donde el personaje es un exitoso empresario, en su desayuno, o camino al trabajo lo vamos a ver tomando un café, típico.


Así es, el café es mundialmente hipermega conocido; está en las publicidades de la TV con actores famosos, está en las revistas, en los libros, en la calle, en fin, está en todos lados.

 

Los últimos siglos ha tomado mucho auge el café en el mundo entero, y de hecho estos últimos años se han perfeccionado las técnicas de prepararlo, y existe todo un mundillo alrededor de él. 


Pero, ¿y qué pasa con el matcha? El matcha es un polvo, producto de la molienda de las hojas del árbol de té. No es tan popular en occidente, y recién ahora se está empezando a hablar más de esta bebida milenaria. Pero en Oriente lleva miles de años de popularidad, incluso marcas como KitKat tienen su variedad con matcha.

 

¿Por qué lo comparamos con el café?


Siempre se han puesto como dos veredas enfrentadas: té y café.


Es que el uso es bastante parecido. Ambos suelen usarse para acompañar desayunos, meriendas, para después del almuerzo, para antes del trabajo (o durante cuando se lo permite). 


Estas similitudes los han llevado a “competir” entre ellos para ver quien se lleva el voto popular, y el café lo viene ganando hace mucho tiempo (hablando desde el punto de vista occidental, oriente es un tema aparte, aunque también se bebe mucho café).


Para alimentar esta lucha de bebidas tradicionales vamos a hacer una comparativa entre ambas, y que el ganador lo decidas tú.


Si lo que más te atrae de estas bebidas es la cafeína, te cuento que el café supera en gran proporción al matcha por taza. El café tiene una media de 100 mg de cafeína por taza, mientras que el matcha sólo unos 34mg por taza.


Pero no te dejes engañar, más cafeína no quiere decir necesariamente más energía. El matcha posee una gran concentración de un aminoácido llamado L-teanina, que actúa como un regulador de la liberación de cafeína en sangre. Esto quiere decir que, mientras el café libera toda la cafeína de una sola vez, el matcha junto a la L-teanina lo va haciendo gradualmente por más tiempo. El resultado se aprecia en las 4-6 horas de energía del matcha frente a las 1-2 horas del café. Y claro, además no tendremos ese subidón nervioso del café y luego esa bajada abrupta de la energía.


Si hablamos de nutrientes, podemos destacar que el matcha es el alimento con mayor concentración de antioxidantes en la tierra. ¿Por qué debemos consumir antioxidantes? Bueno, básicamente los antioxidantes ayudan a desacelerar el envejecimiento celular, lo que se traduce en un paso del tiempo más lento para nuestro organismo (dos pulgares arriba), y además los antioxidantes ayudan a fortalecer el sistema inmune.


Al parecer en el Matcha encontramos una bebida ideal para beber a diario, y más de una vez al día, con la cual vamos a obtener muchos beneficios para nuestro organismo: mejoras en el sistema digestivo, potenciación del sistema inmunológico, disminución de colesterol malo en sangre, regulación de azúcar en sangre, regulación de la presión sanguínea, mejoras en la memoria y concentración, quema más efectiva de grasa corporal y algunas más.


En cuanto al café, aunque también contenga antioxidantes, son muy pocos en comparación a la concentración que logra el matcha, y a nivel de presión sanguínea genera un aumento de ella, y muchas veces provoca ritmo cardíaco irregular.


Las conclusiones se las dejo a cada uno. Todo esto no quiere decir que no debas beber café y sí debas beber matcha. Lo que quiere decir es que puedes probar reemplazar algunas tacitas de café a la semana por matcha y testees tus resultados. Si te animas a hacerlo puedes compartir tus resultados en los comentarios. También puedes visitar nuestro Instagram para conocer más sobre este maravilloso té y todas sus caras.




Pierre.